0

Tenía unas expectativas grandiosas a cerca de la exposición de artes plásticas, comisariada por Mertxe Hernàndez, que estaba a punto de ver en la galería Mitte, por esa razón quise llegar un poco antes de la entrada de público así, tranquilamente poder disfrutar de las obras.

De entrada me sorprendió el nombre de la exposición, “Breaking Bad”, no porque no me resultara un nombre subversivo, al contrario, sí, por el hecho que una serie americana estuviera teniendo tanta repercusión en el mundo del arte. Me despertó la curiosidad saber el real significado del nombre y, como siempre hago, indagué por los foros de Internet. “Breaking Bad” resultó ser un término utilizado en el billar, cuando las bolas no se separan correctamente al principio de juego. Esto se extrapola en alguien que toma un mal camino en la vida, comienza a hacer cosas peligrosas desafiando la ley, la frase original, “To Break the bad” es provinente del argot del suroeste de los Estados Unidos.

Después de esta pincelada de clase teórica y, con las ideas más claras, me centré en la exposición. Realmente valía la pena estar sola, rodeada de piezas tan especiales, obras de distintos materiales y formatos se repartían por el espacio de manera armónica. Sin lugar a dudas, la que más me llamó la atención a primer vistazo fue la obra de Josecarlos Florez, Ojoz. Un seguido de piezas de madera, unidas por clavos que van construyendo una figura humana, tumbada en un sofá. La capacidad de mostrar el movimiento humano mediante las piezas de madera es extraordinaria, crea la sensación que la madera cambia de estado y se convierte en un líquido que está a punto de derramarse por el suelo, un cuerpo desvanecido despreocupado.

A la derecha de la puerta de entrada me di de frente con lo que quería encontrar, subversión en estado puro. Las ilustraciones del colectivo Derivart presentaban “El circo español”, una serie de dibujos tronchantes y a la vez ilustrativos de la patética situación política que vive España. La familia real representada por un rey de labios pintados y un Urdangarín encarcelado sujetando un jabón de marca Noos, estos junto el Mayor espectáculo del mundo: El Show de Rato y las preferentes, o Cospedal, La Mujer Serpiente y el gran Bárcenas, que conoce todos tus secretos.

Evidentemente, mis ojos se dirigieron también hacia la obra de Guilherme Kramer un Brasileño afincado en Barcelona. Su trabajo refleja su obsesión por el rostro, por la fisonomía de las personas. Centenares de caras, que nos miran fijamente llenaban las paredes de la galería Mitte. Kramer había pintado esas caras unos días antes y no tardó mucho más de una hora. “Cuanto más rápido dibujo mejor me sale” comenta con una sonrisa. Guilherme Kramer es un hombre hablador, vivo y alegre.

Enmarcados por la obra de Kramer, me fascinaron los dibujos de KK, en concreto la figura de la reina de España, vestida de diva, con un cuerpazo de diez y con una estrella de David rodeando su espalda. Simplemente genial, tan políticamente incorrecta que no nos podemos hacer responsables de ella. La obra de KK tiene una fuerte influencia de las tendencias, en especial del mundo vintage. Ellos mismos se definen así “Una mezcla contradictoria y lúdica de vedettes, bombas, muerte y esperanza de renacer, que hará de vuestro living un compendio de humanismo.”

La obra de Daniel Torrent, “La policía del pensamiento” rinde un homenaje particular a la novela de George Orwell, 1984 que quiere deunciar la manipulación de la población por parte del poder. El artista catalán, con un largo bagaje artístico, dota a sus obras de un punto romántico y soñador.

Hacia las siete empezaban a llegar los artistas a cuentagotas, comprobaban que todo estuviera perfecto, se dejaban retratar por nuestra querida Ana Portnoy y respondían a las preguntas delante de la cámara. Anna Anglès fue una de las que vi posar en frente de su obra, de repente, me sobresaltó la imagen al comprobar que el personaje y la persona eran iguales, al menos muy parecidos. Su trabajo, de una fuerza increíble, representaba a una mujer colgada sólo cubierta por una sábana en relieve, y con una texto, en tipografía contundente y roja que le cubría la espalda: Fake Blood.

Ya dadas las ocho de la tarde, la galería estaba completamente llena y los artistas Albert Marcet y Robin Willis (BZCLK) decidieron que había llegado el momento de llevar a cabo su show particular. La obra, Eye for an eye, era un gigante stencil del rostro del conocido político catalán y Conseller d’Interior, Felip Puig, muy criticado por permitir a los Mossos d’Esquadra de Barcelona lanzar bolas de goma a los manifestantes causando así la pérdida de un ojo en una ciudadana. Robin Willis, cogió un martillo y directamente lo aporreó contra el ojo del político, segundos más tarde, lo arregló poniéndole una tirita de colores. Así, sin más,  una genial idea de desfogarse contra aquellos que nos imponen, nos impiden expresar libremente, y nos reprimen con violencia.

Pasada esta buena dosis de adrenalina seguí con mi particular paseo por Mitte, admirando las obras. El trabajo de Anna Cortada me llamó la atención por su originalidad, Social Monsters es una colección de moda pero muy cercana al arte. Una moda alternativa al mundo globalizado, intercultural y que tiende a desvalorizar la creatividad, Anna Cortada nos transporta a un universo surrealista que rompa el estándar y permita la libertad.

Estaba realmente impresionada con esta exposición, sin lugar a dudas, los artistas de artes plásticas habían sabido plasmar la subversión. Pero, cuando me topé con la obra de Angeline Pittenger “Mi polla, mi coño” me di cuenta que había tocado techo. No hace falta descripción, sobran las palabras.

En la galería Mitte no cabía ya ni un alfiler, los fumadores hablaban tranquilamente en la calle, y los bebedores se apelotonaban en la barra. Laraya, Diego Sainz García, Rosario GHM, Pampushka y Stripes vs Dots, Giandomenico Paglia – INCE, Main, Elyla, Missro, Leony y Malabartista, muchas gracias a vosotros también por conseguir hacer una de las exposiciones más subversivas que he visto jamás.

Texto: Aina Ruiz

Fotografía: Anna Roig y Aina Ruiz

2

3

7

6

5

9

10

11

8

13

12

14

15

16

17

18

19

20

21

22

24

25

26

27

28

4

IMG_0304-as-Smart-Object-1

IMG_0305-as-Smart-Object-1

IMG_0310-as-Smart-Object-1

IMG_0312-as-Smart-Object-1

IMG_0318-as-Smart-Object-1

IMG_0321-as-Smart-Object-1

IMG_0323-as-Smart-Object-1

IMG_0326-as-Smart-Object-1

IMG_0330-as-Smart-Object-1
IMG_0337-as-Smart-Object-1

IMG_0342-as-Smart-Object-1

IMG_0347-as-Smart-Object-1