IMG_9775-as-Smart-Object-1

Sin lugar a dudas, la inauguración de la exposición de fotografía “Subvertere – Desestabilizando la imagen” era una de las más esperadas; tanto para mí como para el público. Siempre he pensado que la fotografía posee ese algo que hace aflorar los sentimientos y llevar las emociones al límite y, su fuerza y crudeza demuestran a la perfección el concepto de subversión.

Mientras, apresurada, caminaba por las calles del Gòtic en dirección al Centre Cívic Pati Llimona iba imaginando lo que me iba a encontrar esta vez en la exposición. Me apetecía mucho ver la obra del conocido Miguel Trillo, y su punto de vista  de la estética de la juventud española en los años 80 y 90.

Al entrar en la sala de exposiciones del Pati Llimona me alegró ver la diversidad de estilos y de técnicas utilizado por los fotógrafos expuestos. La frescura de unos, como la serie “Only one” de Patricio Cassinoni, quién presenta retratos de personas anónimas vestidas con solo una pieza. Cassinoni nos hace reflexionar sobre el consumismo y la fuerza que tiene la ropa a la hora de comunicarnos y crear una identidad. ¿Qué pasa cuando sólo podemos elegir una sola pieza de ropa? ¿Cual elegimos? ¿Por qué? Cómo cambia nuestra relación con el vestir? Por otro lado me sorprendió la fuerza y la potencia que desprendían las instantáneas de Francesco Caiazza de aire teatral, rozando lo cinematográfico, imágenes que podrían herir la sensibilidad de los más impresionables.

Patricio Cassinoni
Patricio Cassinoni

Estaba tan absorta en la exposición que no me había dado cuenta  de que el patio ya estaba lleno de gente hablando animadamente con una Moritz en la mano. Para no ser menos, salí a saludar a algunos conocidos y amigos, y cómo no, tomar una cervecita bien fría.

Cuando volví a entrar a la exposición me fijé en el Vídeo Art de Yolanda Domínguez, que de primeras me provocó una carcajada pero rápidamente mi cabeza empezó a darle vueltas al contenido y, a pensar en el trasfondo del audiovisual: crítico con el mundo de la moda y con la esclavitud que somete el llamado “primer mundo” atiborrándonos de objetos y alimentándonos el ego mientras en el otro extremo del planeta personas son esclavizadas e incluso mueren para que nosotros podamos lucir un modelito nuevo cada día.  Esto es subversión, amigos. Subversión en estado puro, arte que no sólo nos hace disfrutar sino también reflexionar y, nos empuja a cambiar nuestro pequeño mundo, aunque sea con actos cotidianos.

Justo en frente me choqué con la obra de Carolina Romano y Markus Rico, un interesante proyecto que reflexiona sobre la “pérdida del aura en la fotografía familiar y social. ¿Qué cambios ha registrado ésta desde el darreguerrotipo con su toma única, o desde las limitadas copias de eventos trascendentales (bautismos, comuniones, bodas) que las familias guardaban en álbumes o cajas de zapatos en sus hogares como objeto ritual al cual rendirle culto, hasta las miríadas de fotografías digitales, casuales, intrascendentes, reproducidas hasta el hartazgo en internet? ¿Cómo modifican estas tecnologías la elaboración de la memoria familiar/social? ¿Cuál es el papel de los diferentes tipos de “ruidos” o “interferencias” en el canal, que implican utilizar un medio exclusivamente digital? ¿Tiene acaso, en la actualidad, más importancia la tecnología del dispositivo de captura, que el contenido de la misma?

Con todas estas preguntas rondando mi cabeza me fijé que, sorprendentemente, en el Pati Llimona no cabía ni un alfiler, la plaza estaba llena y todos hablaban de WeArt Festival y se movían al ritmo de la música de Dj-Vj Ïndra.

También me agradó contemplar la pureza de la joven
 Luiza Lacava, con su obra “Body as a Landmark”
y su juego entre la niñez y el erotismo. También me impactaron las fotografías de Terciopelo Estudio, llenas de pasión.

Mientras paseaba por la exposición me encontré con mi compañera Mireia entrevistando a Miguel Trillo, el reputado fotógrafo. Un hombre de pocas palabras y algo tímido pero que al hablar de su pasión, la fotografía, se le iluminan los ojos. La fotografía es su vida, y gracias a sus retratos hemos podido conocer una parte de la historia como la movida madrileña y sus protagonistas. Él consigue captar las emociones en los ojos de las personas que retrata.

Después nos encontramos con La Pucelle, una fotógrafa de Toledo que repite participando en WeArt Festival. La Pucelle no pasa desapercibida. Es expresiva, habladora y agradable, una belleza exótica que no deja indiferente. Lleva en el mundo del arte desde que tiene uso de razón, para ella el arte lo es todo. Su impresionante obra, Burkatatónika, trata sobre las mujeres del mundo islámico.

La Pucelle
La Pucelle

Como podéis comprobar, “Subvertere – Desestabilizando la imagen” , es una exposición para todos los gustos y colores estos fotógrafos y muchos más, como
 Aizea Arce (imagen de WeArt 2012) y su instantánea documental Desalojo de Plaza Cataluña 27M en Barcelona, o la controvertida Cris Domenech con su obra My Puppy, Juanjo Fernández con un mensaje crítico “Sólo mandan si obedeces” y, finalmente, las reflexiones más subversivas de Gerard Calderón.

Fue una tarde redonda de calidad artística mezclada con un público más receptivo que nunca. ¿Qué queréis que os diga? Pues que da gusto trabajar así.

Texto: Aina Ruiz
Fotografía: Anna Roig y Denisse García

IMG_9894-as-Smart-Object-1

IMG_9856-as-Smart-Object-1

IMG_9833-as-Smart-Object-1

IMG_9801-as-Smart-Object-1

EmptyName 34

EmptyName 28 2

EmptyName 27

EmptyName 19